El aroma único del Aceite Gata-Hurdes

DENOMINACIÓN DE ORIGEN PROTEGIDA DE ACEITE DE OLIVA VIRGEN

Acenorca en Montehermoso, Agropecuaria Carrasco en Eljas y Jacoliva en Pozuelo de Zarzón elaboran con la variedad manzanilla cacereña el Aceite Gata-Hurdes Denominación de Origen Protegida, una auténtica joya gastronómica.

Agroexpo es el gran escaparate de lo mejor de la producción agrícola extremeña. Sin duda uno de sus estandartes es el Aceite Gata-Hurdes con Denominación de Origen Protegida.

Tres son las empresas que producen este apreciado aceite de oliva virgen extra amparado por consejo regulador. Acenorca (con sede en Montehermoso), Agropecuaria Carrasco (en Eljas) y Jacoliva (con industria en Pozuelo de Zarzón) elaboran este producto singular que se exporta a países como China, Japón o Estados Unidos, entre otros.

Para saber si un aceite es Gata-Hurdes DOP simplemente hay que fijarse si en el envase se encuentra la contraetiqueta numerada del consejo regulador que ampara este aceite único en todo el territorio nacional.

El Aceite Gata-Hurdes DOP se elabora con la variedad de aceituna manzanilla cacereña, que es la principal en el norte de Cáceceres. El olivar protegido por la denominación ocupa el 90% de esta variedad a nivel mundial. Se trata de unas 30.00 hectáreas que abarcan las comarcas de Sierra de Gata, Las Hurdes, Tierras de Granadilla, Valle del Ambroz, Valle del Alagón, Valle del Jerte y La Vera.



Para Justino Cordero, presidente del Consejo Regulador de esta DOP, el Aceite Gata-Hurdes es «muy complejo, tanto en sus aromas en nariz como en su sabor en boca. Esto es así porque son reflejo de la tipología del suelo, de la edad del olivo y de la climatología de esta zona. Son olivos que se crían en terrenos muy pobres, donde otros cultivos serían difíciles de mantener. Los contrastes de inviernos fríos con veranos cálidos imprimen carácter al aceite que se produce. Otro dato clave es que casi siempre se hace recolección temprana de la manzanilla cacereña. Ello origina frutados intensos en nariz de manzana, almendra y plátano, macedonia o hierba recién cortada, que recuerdan más a la fruta que a la verdura. En boca son equilibrados entre amargos y picantes. En resumen, son aceites muy comunicativos», explica Justino.

La producción de Aceite Gata-Hurdes es pequeña, pero muy apreciada por los expertos. «La manzanilla cacereña es una variedad con rendimientos muy bajos en condiciones normales. Nos anticipamos a su maduración, por lo que se trata de aceitunas con un 5 o un 8 por ciento de rendimiento», indica Justino.

MÁS APOYOS / El presidente de Aceite Gata-Hurdes explica que uno de sus principales objetivos es que otros productores de la zona geográfica protegida se unan a la Denominación de Origen, ya que están elaborando aceites de una calidad extraordinaria. «De esta manera podríamos dar a conocer con más fuerza este producto magnífico, absolutamente exclusivo en el mundo del aceite de oliva. Una manzanilla cacereña como ésta solo se encuentra aquí», concluye el presidente de la Denominación de Origen Aceite Gata-Hurdes.


Fuente: El periódico

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información